Reflexiones sobre el aprendizaje en valores como fundamento preponderante para la conformación de la Escuela para la Hispanidad (Primera parte)

Reflexiones sobre el aprendizaje en valores como fundamento preponderante para la conformación de la Escuela para la Hispanidad1 (Primera parte)

F. García

Programa de Formación de Grado en Salud Pública Universidad Bolivariana de Venezuela

Avenida Germania, Antigua Sede CVG 8001 Ciudad Bolívar, VENEZUELA

E-mail: luciaisabella@gmail.com

Fecha de recepción de original: 2 noviembre 2021. Fecha de aceptación de original: 20 diciembre 2021.

Abstract: Paper reports the very deep moral crisis affecting the current World Hispanic society. It suggests the need to re-organize the school and the overall education system to foster a positive transformation in that society towards higher moral levels. These changes in the education system shall lead to the building of the School for the World Hispanic Society.

梗概:报道了西班牙裔社会的价值观危机。导致学校转型以拯救西班牙裔社会的危机。 建议以价值观研究计划作为西班牙裔遗产学校的基础。

Index Terms: Hispanic School, Learning Process, Pedagogical Methods.

IMPORTANCIA DEL APRENDIZAJE EN VALORES EN LA FORMACIÓN DEL HOMBRE

La importancia de educar al hombre en valores que sustenta la sociedad y el significado de ello en la conservación de la propia humanidad, debe ser objeto de discusión, análisis y reflexión en foros y eventos, tanto de carácter nacional como internacional, representando un fundamento preponderante en la conformación de la Escuela para la Hispanidad. Al respecto, hace años, los pedagogos hablan de la necesidad de dar un vuelco a la formación de los valores en la escuela. También se viene planteando la imperiosa necesidad de fortalecer el aprendizaje en valores en la concepción y diseño de los programas escolares así como en la concepción del proceso de enseñanza-aprendizaje. Al respecto, es importante destacar que este deseo relacionado a la transformación curricular en lo referente a valores, puede cristalizarse a través de la creación de un currículum diferente y novedoso que rompa con el esquema repetitivo referente a valores, relacionado a la educación tradicional.

En lo referente a este aprendizaje, en muchas aulas de clase se observa y se ha observado en los últimos años, la falta de protagonismo de los estudiantes, donde los mismos, generalmente no han sido llamados a la reflexión y al debate en clase, observándose también la escasa referencia a lo que piensan, sienten y aspiran. Por lo tanto, se necesita una verdadera transformación escolar, donde el enaltecimiento de los valores educativos debe ser prioridad. Al respecto, es importante destacar que la educación es integral, donde el desarrollo de la autoestima juega un papel fundamental, lo que permite a su vez, el desarrollo de la personalidad del educando, que al amarse a sí mismo aceptando sus virtudes y defectos, puede relacionarse íntimamente y de forma exitosa con su entorno, estudiando y analizando conocimientos sobre política, economía, derecho, el medio ambiente, la comunicación social y la cultura, fundamentos del saber que deben ser tomados en consideración como un elemento importante que forme parte del currículum de la Escuela para la Hispanidad, porque la educación resulta condicionada por estas esferas sociales [1], las cuales simultáneamente son muy importantes para el desarrollo estratégico nacional. Es por esa razón que la educación constituye un fenómeno social determinado y determinante a la vez. El hombre es una realidad viva, biopsicosocial, individual, comunitaria e histórica. El genuino pensamiento pedagógico de la Hispanidad debe ser integrador y complejo, el cual debe recopilar lo más profundo de la tradición histórica, que debe proyectarse, por lo tanto, con un sentido creador de valores fundamentales indispensables para el desarrollo estratégico de la Hispanidad.

En lo relacionado a este ámbito, tener valores es apreciar en alto grado los elementos de la cultura de la Hispanidad, las relaciones humanas en los países que

la conforman, apreciando también a las personas, a determinados sistemas políticos, morales, que afectan a los seres humanos, tomando también en consideración el hogar, la escuela y la sociedad en general. Surge entonces el dilema relacionado a la época actual donde es muy importante reflexionar sobre las siguientes preguntas:

¿ En la actualidad el estudiante conoce y reflexiona acerca del modelo de hombre al que la Hispanidad aspira? ¿Realizan los estudiantes tareas de orden social necesarias para transformar la Hispanidad hacia esa aspiración? ¿Se convierte la actividad en clases en fuentes de vivencias individuales y colectivas que reflejan la realidad de la Hispanidad? ¿Se propicia la discusión y el debate entre los estudiantes?. Al respecto, es importante mencionar que muchas preguntas similares pueden realizarse. Y que las respuestas a estas preguntas conformarían un buen punto de partida dirigido hacia la puesta en práctica de valores positivos importantes para la conformación de la Escuela para la Hispanidad.

En este contexto, también es esencial tomar en consideración otras preguntas fundamentales:¿Qué o cuáles valores deben formarse en la Escuela para la Hispanidad? ¿Serán los mismos valores para todas las edades? ¿Serán los mismos valores pero dosificados y adecuados? ¿Serán iguales los valores que se deben fortalecer en un mismo centro educativo? ¿Serán iguales los valores con los que deben educarse en todos los países de la Hispanidad?. De igual forma, estas preguntas deben ser consideradas para la creación de un nuevo currículum fundamentado en la Escuela para la Hispanidad necesitando una insubordinación fundante nacional [2] al considerar que somos una raza culturalmente mezclada, caracterizada fundamentalmente por valores como el amor patrio, la alegría y la dignidad.

TRASCENDENCIA DEL CONTEXTO SOCIAL EN EL DISEÑO DEL CURRÍCULUM DE LA ESCUELA PARA LA HISPANIDAD

En lo referente al currículum, ya son numerosas las críticas a los programas centrados en el conocimiento de las asignaturas y con poca atención a los problemas formativos del hombre. A tales efectos han aparecido en muchos programas educativos los valores como un tipo de contenido, lo que no deja de ser cierto, y que generalmente está apareciendo diferenciado de otros tipos de

contenido, que a veces son concretados en acciones a lograr o en actividades. Antes de analizar estas direcciones es importante hacer algunas referencias a los objetivos del currículum, elementos indispensables para conocer los propósitos a alcanzar en la Escuela para la Hispanidad.

Al leer un programa es muy probable encontrar entre sus objetivos generales a cumplir en la disciplina o asignatura, en particular en el grado o año, un conjunto de objetivos dirigidos a la formación de cualidades, sentimientos, actitudes o valores. Sin embargo, ha sido muy común encontrar algunos problemas relacionados con los objetivos. Al respecto es importante responder las siguientes inquietudes: ¿Los objetivos que no se concretan en ningún contenido, no aparecen en las unidades del programa, ni en las explicaciones de estos? ¿Se concretan estos objetivos en la actividad diaria del docente y sus alumnos?. En relación a estas preguntas, resulta esencial reflexionar acerca de unos elementos, como por ejemplo, el hecho de que el contenido del programa o del libro tome en consideración al contenido como uno de los aspectos principales, es muy importante determinar si la actividad en sí asegura la atención en valores.

Si bien los valores se forman en la actividad humana, es importante considerar que esta deberá ser diseñada y dirigida a los propósitos que persigue la Escuela para la Hispanidad lo que la convierte en un dilema metodológico. Considerando que los contenidos incluyen sentimientos, cualidades y valores, es importante analizar si será necesario un modelo general de aspiración social adecuado a las edades en sus diferentes etapas de desarrollo, que se concrete en los objetivos y en el contenido. Este modelo, para que sea viable, en la práctica pedagógica ha de concretarse en objetivos y contenidos, en correspondencia con los diferentes grupos de edades. En lo referente al nuevo contenido curricular relacionado a la Escuela para la Hispanidad es importante confirmar si se está pensando en diseñar un contenido formativo único, igual para todos los países de la Hispanidad y si se piensa en que es posible perder las costumbres, tradiciones, cultura y la identidad por lo que se necesitaría fortalecer el amor patrio, la necesidad de preservar sus conquistas, su cultura y tradiciones defendiendo nuestros derechos a través de la unidad de la Hispanidad. Es importante destacar que la Escuela para la Hispanidad debe presentar rasgos comunes. La educación de la misma debe ser vista en un sentido integral, es por eso, que se necesitan ideas nuevas y esperanzadoras

dirigidas hacia la conformación de una escuela donde la innovación en el aprendizaje de valores representa un fundamento esencial para el alcance de las metas propuestas.

Para la existencia de un verdadero aprendizaje en este ámbito se necesita la creación de un sistema educativo articulado, que partiendo de concebir una lógica unidad de intereses nacionales, posibilite un espacio vital para incluir variantes regionales, capaces de acoger las formas culturales específicas que se manifiestan en unas zonas de la Hispanidad y en otras no, ajustándose a la realidad concreta de cada zona de desarrollo estratégico de la Hispanidad. Se necesita entonces partir de una formación básica común que proporcione las bases sólidas para una adecuada formación cultural que favorezca una rápida y eficiente profesionalización de los alumnos, concibiendo un proceso educativo a partir de la misma vida y que posibilite el desarrollo de un pensamiento creador, la independencia cognoscitiva y la formación de valores positivos en el hombre.

En este orden de ideas, autores reconocidos plantean que la educación es un fenómeno amplio y complejo donde participan padres, adultos en general, medios de comunicación, instituciones escolares, en fin, considerando que toda la sociedad educa [3,4,5,6]. Entendido en su sentido más amplio, existe una inter-relación entre socialización con educación, porque la educación no es más que la interiorización de conductas, actitudes y valores necesarios para participar en la vida social. Al respecto, es importante considerar que el criterio que debe prevalecer en todas las instituciones socializadoras para la formación de nuevas generaciones, debe ser el de crear una actitud activa y transformadora, ante las dificultades que se presentan en la vida social. La formación del hombre es un proceso continuo y complejo, que requiere en primer lugar la determinación de las cualidades de la personalidad que se han de formar y desarrollar sin olvidar las características individuales de los educandos [7].

Tomando en consideración lo anterior, requiere formar personalidades que puedan plantearse y lograr objetivos que respondan al perfeccionamiento y demandas de la sociedad en donde se desenvuelven. Implica realizar el trabajo educativo de forma concreta, dirigido más directamente a la esfera motivacional individual de modo que

posea significación inmediata para la personalidad. Se reafirma la necesidad de que los docentes de la Escuela para la Hispanidad centren su atención en valores, porque toda sociedad debe aspirar a formar un determinado modelo de hombre. Dentro de la Hispanidad existen valores comunes como la honestidad, la sinceridad, el patriotismo. Habrá países en la Hispanidad que le darán un peso muy grande a determinados valores tales como la justicia y la solidaridad, por citar algunos, cuya extensión sea entonces algo diferente. Por lo tanto, es muy importante tomar en consideración las siguientes preguntas: ¿ Cómo se alcanza un valor?¿ Se aprende?

¿Se forma? ¿ Se aprende, como se aprende un concepto o como se desarrolla la habilidad de leer? ¿Qué hay detrás de un valor? ¿ Son los mismos componentes que hay en un concepto o en una habilidad? ¿ Puede pedagógicamente, abordarse de igual forma?.

Se observa de forma clara, que de acuerdo a la situación actual es necesario reforzar el trabajo educativo, incluyendo la reestructuración del Estado como base para la conformación de nuevas políticas públicas [8] precisamente para fortalecer el aprendizaje en valores, donde la escuela, el maestro y la familia además de todos los agentes de la comunidad juegan un papel esencial. La importancia de la formación en este ámbito radica en que los valores contribuyen a que una persona, una institución o una sociedad establezca sus rumbos, metas y fines, por lo que resulta prioridad repensar la educación [9]. Educar en valores es importante porque los mismos constituyen guías de conducta que se derivan de la experiencia y le da sentido a la vida, propiciando calidad de la misma, de tal manera que mejora la calidad de vida de la persona. Al respecto, en la Escuela para la Hispanidad, el docente debe reconocer rápidamente la existencia del componente tanto cognoscitivo como afectivo que existe relacionado a cada valor, que define cada uno de ellos, tales como: la honestidad y el patriotismo. Desde el punto de vista pedagógico la formación de acciones valorativas es muy importante, representando una exigencia básica para desarrollar la formación del pensamiento crítico en el hombre, que se empieza a formar desde muy temprano en el niño porque todo hecho, fenómeno o proceso tiene un valor, que está en la razón.

En lo referente al currículum, es importante destacar que para el fortalecimiento de la Escuela para la Hispanidad, el mismo representa una vía para la integración de la

cultura de la Hispanidad. Formación se define como el conjunto de hechos que conciernen a la formación, considerando ésta como la función evolutiva del hombre. El hombre se forma y se desarrolla bajo la influencia de fuerzas externas e internas, sociales y naturales, organizadas y espontáneas, sistemáticas y asistemáticas, con todo aquello con lo que interactúa, es decir, los demás hombres, los objetos, los fenómenos de la naturaleza y de la vida social, los que dejan cierta huella en su conciencia, en su conducta y en sus cualidades de la personalidad en general, reafirmando entonces la naturaleza biopsicosocial del educando. En lo concerniente a la organización del currículum de la Escuela para la Hispanidad, la esencia del proceso de educación ha de tener como fin, que se logre una concepción del mundo sobre la base sólida de los conocimientos científicos y su transformación en positivas condiciones morales y motivos de conducta. Los conocimientos deben apoyarse y asimilarse en la práctica de la actividad social del educando. Es importante destacar que la verdadera fuente del desarrollo de la personalidad lo constituye la adquisición por el niño de la experiencia socio-histórica, lo que no ocurre en forma pasiva, sino mediante la actividad que él realiza en sus relaciones con el medio guiado por un adulto, en comunicación con este, con otras personas y consigo mismo en condiciones sociales de vida2.

1 Primera parte del artículo publicado gracias a la colaboración entre la Peripatéticos, la revista del Método PAEC, y la revista indexada Venezuelan Scientific Research Reports, por la cual ambas compartirán artículos destacados.

2 Bibliografía y notas aparecerán en la publicación de la última parte del artículo.

Fundacion Horacio Ducharne Investigacion y Cultura

Email: fundacionhoracioducharne@gmail.com

Blog de la Fundacion “Horacio Ducharne”:
https://fundacionhoracioducharne.home.blog/

Canal YouTube de la Fundacion “Horacio Ducharne”:
https://www.youtube.com/channel/UC292DdW14lo9S7CczzcFvMg

Twitter: @fundacionhorac1

Instagram: fundacion_horacio_ducharne

3 respuestas a “Reflexiones sobre el aprendizaje en valores como fundamento preponderante para la conformación de la Escuela para la Hispanidad (Primera parte)”

  1. Avatar Amada G dice:

    Excelente

  2. Avatar Pablo Pinto dice:

    El artículo mostrado en esta revista resulta muy interesante, la manera tan argumentada y asertiva en como presenta la ausencia de valores en el área educativa.

    El aprendizaje forma parte de la educación pero en muchas ocasiones los valores se dejan aún lado. Los conocimientos que se le otorgan al hombre también deben ser reflexivos y analíticos más allá de solo educar y dar información. Recordemos que el futuro depende de los jóvenes y por lo tanto debemos incentivar y formarlos de una manera integral tomando en cuenta lo que piensan, sienten y aspiran.

  3. Avatar Yisleidy Milano dice:

    En el artículo presentado ,se puede observar la muy buena argumentación que está representada en acertar la falta grave de los valores en el ámbito educativo de los jóvenes hoy en día,en nuestro país.

    Ya sabemos que que la educación nos hace persona con conocimiento,pero nos enfocamos tanto en eso que muchas veces nos olvidamos de los valores .El aprendizaje no solo se basa en ,estudios o recopilación de datos sino que también en conocernos como persona,reflexión y análisis de quienes somos y como actuamos.

    si el futuro está en los jóvenes de hoy en día se deben formar para llevarlos a un sano conocimientos sentimental y emocional de ellos mismos .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Editorial

Editorial para el número 8 de la revista

Nota del comité editorial: Lamentamos la demora en la publicación de este número 8 de Peripatéticos debido al trabajo de todo nuestro equipo en la